Reseña: Tour en Casa Marín

Casa Marín es una bodega familiar y pequeña, productora de algunos vinos sensacionales.  Me gustó el estilo personalizado del tour y la oportunidad de preguntar específicamente sobre el cultivo de los viñedos. Quedé algo decepcionada de la degustación.

Puntaje general: 7/10

El clima fría de Lo Abarca contribuye a hacer estos vinos tan buenos.
El clima fría de Lo Abarca contribuye a hacer estos vinos tan buenos.

Los detalles:

Valor $ 23 000 por persona, por el tour privado y la degustación (se me ofreció un descuento) Hay otro tour que vale $ 14 000.
Facilidad de reserva Buena. El proceso de reserva por correo electrónico fue rápido y directo.
Información previo a la llegada Buena. El sitio de internet es informativo respecto de los tours.
Cómo llegar Bastante directo.
Recepción al llegar OK. Llegamos antes y nos recibió una persona encargada de ventas. Nuestro guía aún no estaba allí.
Eficiencia Buena.
Servicios higiénicos El baño de la bodega no estaba operativo, por lo que nos llevaron, cruzando la calle, hasta el bar de Casa Marín para usar los servicios disponibles. Les faltaba limpieza.
Cafetería / restaurante Disponen de un sector con un bar que se ve muy agradable, pero que no estaba en funcionamiento ese día.
Tienda Muy básica, sólo vinos de Casa Marín y de otra etiqueta perteneciente a Felipe Marín, llamada Lo Abarca.
Idiomas disponibles Inglés y español
Hay muchas obras de arte en la viña.
Hay muchas obras de arte en la viña.
Al lado de la fuente.
Al lado de la fuente.
Breve descripción del tour La visita es buena y con contenido. En mi correo ya les había comentado que prefería una visita informativa, así que el guía se tomó el tiempo necesario y con agrado.  Nos fue posible caminar entre las hileras e incluso se nos explicó mucho y muy especialmente sobre el proceso de cultivo de las uvas.
Habilidad del guía para responder preguntas Buena.
Degustación Siento que esta parte le bajó el nivel a la experiencia vivida. Sin olvidar que se trata de vinos de alta gama y ganadores de muchos reconocimientos, el hecho de haber pagado por una visita de mayor categoría me hizo sentir que la degustación fue algo mezquina, pues sólo probamos tres vinos y en porciones mínimas. Es poco común que una bodega boutique ofrezca sólo tres vinos, pues incluso las viñas grandes, en sus tours de escala industrial, normalmente presentan cuatro o cinco vinos en la cata.  El premiado Pinot Noir no se abrió durante todo el tiempo en que estuvimos allí, además de estar demasiado frio y necesitar oxigenación.  Asimismo no sirvieron ni el pan ni el aceite de oliva ofrecidos en la descripción del tour; de hecho, no había nada para comer, ni frutos secos o galletas, por ejemplo.
Los suelos también contribuyen a la complejidad de los vinos.
Los suelos también contribuyen a la complejidad de los vinos.
Hora de catar.
Hora de catar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *