Todos hemos escuchado como las pequeñas empresas se han visto golpeadas fuertemente, de una u otra forma, por la pandemia de Covid-19. Esta semana me sentí inspirada por la actitud positiva de la propietaria de una de esas empresas aquí en Chile: Andrea (Andi) Jure, dedicada a la elaboración y comercialización de espumantes a través de su empresa Mujer Andina basada en Paine, cerca de Santiago.

Antes de la pandemia, los restaurantes representaban una proporción importante de las ventas de Andi y, evidentemente, esas ventas se agotaron cuando todos los restaurantes cerraron a mediados de marzo, lo que significo una importante pérdida de ingresos. Las escuelas también cerraron en ese momento, y desde entonces los tres hijos de Andi, como muchos otros niños en todo el mundo, han estado encerrados en casa las 24 horas del día, todos los días de la semana, y han necesitado atención adicional.  Además, la pandemia golpeó a Chile en el periodo más intenso del calendario vitivinícola, por lo que Andi no solo tuvo que enfrentar las menores ventas y las mayores necesidades de su familia, sino que debía estar atenta a la llegada de las uvas y al proceso de fermentación, así que también fue una época intensa en la bodega. Todo ello contribuyó a crear una situación estresante. Sin embargo, Andi se negó a darse por vencida.

“Soy del tipo de persona que se siente que una vez embarcada, no me voy a bajar a menos que el barco se hunde” dice riendo. “Y ya sabes, a veces las cosas no resultan, pero tienes que seguir adelante de todas formas”.

Entonces lanzó una estrategia totalmente nueva en redes sociales con entrega a domicilio a los consumidores en todo Chile, y con ideas innovadoras como pintar a mano las botellas a pedido. Y esta estrategia ha demostrado ser efectiva, logrando que sus productos sean más conocidos. También llegó un segundo pedido de un distribuidor de Nueva York, así que el futuro se presenta mucho más prometedor para Andi y sus vinos.

Bottle of Ai! sparkling wineActualmente Mujer Andina tiene dos vinos en el mercado, ambos espumantes.

Ai! es un vino producido mediante el método de tanque, elaborado con un 60% de uvas Chardonnay y un 40% de Pinot Noir del Biobío, y creado para ser un espumante divertido e ideal para cualquier ocasión. Eso explica la juguetona etiqueta que muestra a una mujer cayéndose en una copa de espumante y el nombre “Ai!”,  por “¡Ai, qué rico!”.

Ai! es verdaderamente un espumante muy fácil de beber y refrescante, sin duda mejor que muchos de los espumantes industrializados del mismo segmento de precio. La nariz es ligeramente cítrica (recuerda al sorbete de limón) y es muy fresco al paladar, con un buen equilibrio entre acidez y azúcar.  Una buena alternativa para fiestas o para un día caluroso en la terraza.

Bottle of Levita sparkling wineLevita pertenece a una categoría totalmente distinta. Es un espumante de un precioso color salmón elaborado con uvas orgánicas Syrah. Este vino pasa algunos meses en sus lías antes de la segunda fermentación en botella, donde está otro periodo en las lías para aumentar su complejidad y textura en boca. La nariz es expresiva con notas a manzanas rojas y peras, frutillas y cerezas enlatadas entremezcladas con deliciosas notas que recuerdan a los pasteles daneses de hojaldre. Este es un vino fresco y seco, de textura cremosa, que combinará bien con una amplia gama de comidas. Pruébalo con salmón ahumando, brochetas de camarones, queso cremoso o incluso con platos tailandeses.

Andi se mantiene optimista y con muchos planes para el futuro: tiene tres vinos no espumantes en desarrollo  -un rosado, un Pinot Noir y un Carmenère-, y también planea expandir su rango de espumantes más adelante.  Ciertamente, merece la pena seguir la trayectoria de Mujer Andina.

 

También le pregunté a  Andi qué consejo le daría a otra mujer que estuviera pensando en crear su propia empresa:

“Elije algo que te haga feliz; cree en ti misma: sé honesta y profesional; y no esperes a que las cosas te lleguen solas: tienes que trabajar para conseguirlas”.

Sin duda, sabios consejos.

Por último, le pedí que me recomendara tres vinos que hubiese disfrutado recientemente:

  • Grand Vin de Château Léoville Las Cases en Burdeos
  • Los vinos La Confundida Carmenère o El Consentido Cabernet Sauvignon de Marcela Chandia, porque son elegantes y frutales, con el nivel justo de roble.
  • Weichafe Sauvignon Blanc para combinar con mariscos.

 

más acerca de Mujer Andina
Otros artículos acerca de vino espumante

Dish of beans

Este plato celebra algunos de los sabores mejores y más emblemáticos de América del Sur – porotos, zapallo, choclo y tomates. Es sabroso, reconfortante, delicioso, sano, vegano, libre de lácteos y gluten y además se ve hermoso.  

Porotos granados es el nombre en Chile para  los Fagioli Borlotti de recetas italianas y en algunos países se llama Borlotti beans o Cranberry beans.  En las ferias y los mercados chilenos, se encuentran cerros de estos porotos rosados bonitos desde enero a mayo todos los años. El resto del año se puede comprar los porotos desgranados en forma seca.

Porotos granados in their pods
Porotos granados en sus vainas

Ingredientes

  • 1 kg porotos granados (si prefieres puedes sustituir alrededor de 450 g de porotos listos de latas o cajas)
  • I cebolla, tamaño medio, cortado fino
  • Aceite de maravilla (o tu elección de aceite vegetal)
  • 300 g de zapallo, sin cáscara cortado en cubitos
  • 250 g choclos desgranados y cocidos
  • 2 tomates grandes, sin cáscara y cortado en cubitos
  • Sal y pimienta negra
  • Albahaca (fresco o deshidratado)
  • Orégano (fresco o deshidratado)
Porotos granados after shelling
Porotos granados fuera de sus vainas

Preparación

  • Desgrana los porotos y lavales. Pon los porotos en una olla, cúbralos con agua y cuézalos sin sal hasta que estén tiernos. Retenga el agua de cocción. Si estás ocupando porotos listos, obviamente puedes omitir este paso.
  • Mientras tanto, ponga el aceite en otra olla, agregue la cebolla y cuézala hasta que empieza a ponerse blanda. Agregue el zapallo y cuézalo hasta que esté tierno.  La receta original que ocupé sugiere agregar 4 cucharadas de aceite pero prefiero cocinar con menos grasa y por lo tanto pongo un poco de aceite en la olla y luego cuando empiece a pegar, agrego un poco de agua, sopita o vino blanco para que no se queme.
  • Agregue los porotos, los granos de choclo, los tomates y suficiente agua (lo que ocupaste para cocinar los porotos) para que queda con algo de liquido pero no como sopa.
  • Agregue sal, pimienta negra, orégano y albahaca a gusto. Se puede hacerle un poco más picante si quieres al agregar un poco de merquén u otro ají molido en en salsa.
  • Cueza hasta que el zapallo se deshace en el liquido y se forma una crema espesa amarilla de porotos.
  • ¡Servir!

Se puede hacer este plato el día antes y si lo haces verás que los sabores se mezclan aún más. También se puede congelar para otra ocasión.

The beans are starting to cook
Los porotos empiezan a cocinar

Maridaje

Acompañaría este plato contundente con un tinto de cuerpo lígero como País o Cinsault, tal como País Salvaje de BouchonKoyle Don Cande Cinsault o incluso un Pinot Noir – tal vez lo de Schwaderer Wines.  Si prefieres un blanco, busca uno con algo de cuerpo y textura cremosa, tal vez un Chardonnay, como Veramonte RitualLos Patricios de Pandolfi Price si logras conseguir una botella.  Si quieres algo realmente distinto, podrías buscar un rosado con caracter, como lo de Catrala o un vino naranjo con aromas frutales y textura en la boca como Amber de Attilio & Mochi.

Otros artículos

Carne mechada y vino tinto chileno

Pebre

 

Si buscas un vino para satisfacer la sed, no hay nada mejor que una copa de Sauvignon Blanc.  Y hay unos vinos Sauvignon Blanc frescos y fríos de Chile tan ricos como los que producen en Nueva Zelanda y el Loire.

People drinking Sauvignon BlancRecién un grupo de personas nos juntamos para catar varios vinos Sauvignon Blanc chilenos y estos son nuestras notas de cata.

Bottles of Sauvignon Blanc

Leyda Reserva Sauvignon Blanc 2018, Valle de Leyda. 13,5% ABV.  Precio alrededor de CLP6.000.

Aromas pronunciadas y limpias de pasto, flores silvestres y frutos cítricos. Limpio, nítido y lleno de la frescura de limón. Un vino excelente para refrescar la sed durante la tarde.

Santa Helena Reserva Sauvignon Blanc 2018, Valle Central. 14% ABV. Precio alrededor de CLP3.600.

Un vino ligero, fresco y fácil de beber. La opción más asequible de la cata; excelente para al lado de la piscina.

Bottle of white wine

Tabalí Pedregoso Sauvignon Blanc 2018, Valle Limarí Costa. 14% ABV. Precio alrededor de CLP9.000

Un vino con capas complejas de aromas: notas pirazinicas de pimentón verde y ají, aromas herbáceas de flores silvestres y pasto recién cortado, junto con notas terpénicas de la fermentación como maracuyá, y frutos cítricos. En el paladar se nota más cuerpo, que sugiere tiempo sobre sus lías. Este es un vino sutil y sofisticado para los que buscan un vino con personalidad.

Bottle of white wine

Casa Silva Cool Coast Sauvignon Blanc 2018, Paredones, Colchagua Costa. 13,5% ABV.  Precio alrededor de CLP12.000.

El vino más aromático de la cata con notas destacadas de frutos tropicales como piña enlatada y maracuyá, seguido por una capa de aromas herbáceas como un cerco británico en pleno flor de primavera, y luego las notas de pirazinas como pimentón y ají. En el paladar buen cuerpo y bastante largo. Este fue el favorito de la cata.

Amayna Sauvignon Blanc 2018, Valle de Leyda. 14% ABV. Precio alrededor de CLP11.000

Otro vino sutil pero intrigante, con notas frutales y terrosas y bastante personalidad en la boca.

¿Y tu? ¿Has probado un vino Sauvignon Blanc que te gustaría recomendar?

Otros posts acerca de Sauvignon Blanc chileno
los sitios webs de las viñas incluidas en la cata:

 

¿Has estado alguna vez tan enfocada en lograr algo que cuando al final lo consigues, no sabes qué hacer después?  Tuve un momento así en 2003 cuando terminé de recorrer el Camino de Santiago, en el norte de España. Después de 40 días y 770 km, fue emocionante llegar tambaleante, con los pies doloridos y la cara enrojecida, a la hermosa ciudad de Santiago de Compostela. Pero parte de mí se sintió desanimada, porque eso significaba que debía pensar en mi próximo destino sin un mapa ni flechas amarillas que me indicaran el camino. Como dice el poema de Antonio Machado:

“Caminante, no hay camino, se hace camino al andar”.

Justo poco más de un año después emigré a Chile.

Ahora, 16 años más tarde, estoy teniendo otro momento “¿Y ahora qué?” (¡aunque esta vez no me planteo mudarme a otro país!). He logrado otro gran desafío –esta vez compaginando los estudios con un trabajo a jornada completa– y, ahora que he terminado, me encuentro con tiempo libre y la cabeza llena de conocimientos altamente especializados y me pregunto qué hacer con ellos. El curso fue el Level 4 Diploma in Wines and Spirits impartido por Wine and Spirit Education Trust, su calificación de mayor nivel. Me tomo tres años de sangre, sudor y lágrimas, y más dinero del que prefiero pensar. Pero lo logré: he superado el examen final.

Entonces, ¿ahora qué? Primero, necesito tomarme un respiro y  volver a la rutina de la vida normal. Necesito volver a retomar la relación con amigos a los que he descuidado, recuperar mis agotadas finanzas y agradecer a mis clientes de traducción por ser fieles durante estos años, a pesar de mis desapariciones periódicas para presentarme a los exámenes en Londres.

Por supuesto, también tengo todo un montón de ambiciones relacionadas con el vino. Me encantaría visitar todas las regiones vitivinícolas que he estudiado y probar los vinos con los candidatos al título Master of Wine en Santiago. Realmente quiero conseguir alguna experiencia práctica en un viñedo (o en varios) y, más tarde o más temprano, planeo hacer mi propio vino de garaje solo por el placer de hacerlo.

Pero, por ahora, mi mayor ambición es compartir algunas de las cosas maravillosas que he aprendido sobre el vino. Además de escribir para mi blog, me enorgullece mucho ayudar a la periodista de vinos Amanda Barnes con sus publicaciones: Around the World in 80 Harvests y South America Wine Guide, principalmente como editora, pero además haciendo algo de investigación y escribiendo. Y ahora estoy desarrollando un servicio totalmente nuevo: eventos de vino como catas o presentaciones para grupos reducidos en inglés o español.  Estoy totalmente abierta a ideas sobre esto, así que no dudes en comunicarte conmigo si tienes sugerencias o quieres saber más.

¿Conoces esos platos que están tan enraizados en la cultura culinaria local que cada cual jura que su receta es la receta correcta? Algo como lo que sucede con la paella en España o el pastel de calabaza en los Estados Unidos. Bueno, en Chile una de estas preparaciones es la carne mechada, un trozo de carne de vacuno con vegetales, estofado lentamente en líquido hasta que prácticamente se derrite al comerla. Esto es verdadera comida casera.

Y bueno, esta es la manera en que yo la preparo.

Ingredientes

  • 1 kilo de carne de vacuno (cualquier corte para cacerola)
  • 1 cebolla grande, cortada en láminas
  • Medio pimentón rojo, cortado en dados
  • 5 dientes de ajo cortados finamente
  • 2 zanahorias, cortadas en bastones alargados
  • 2 kilos de tomate, pelados y trozados.
  • Todas las hierbas mediterráneas disponibles.
  • Sal y pimienta a gusto.

Preparación

  • Con un cuchillo largo y angosto practica unas perforaciones en la carne.
  • Introduce los bastones de zanahoria y el ajo en los agujeros.
  • Calienta un poco de aceite de oliva en una cacerola grande.
  • Rehoga la cebolla hasta que esté transparente.
  • Reservar.
  • Sube el fuego y en la misma olla dora el trozo de carne por todos sus lados. Luego añade la cebolla, el pimentón, los tomates trozados y las hierbas.
  • Agrega agua hasta cubrir la carne.
  • Tapa y deja que se cocine a fuego lento durante una hora aproximadamente, revisando de vez en cuando.
  • Una vez cocida la carne, retira la tapa y mantén el hervor.  La carne se irá poniendo muy tierna y la salsa espesará y se concentrará.
  • Cuando la salsa haya reducido y esté espesa, o ya hayas perdido la paciencia, sazona a tu gusto.
  • Retira la carne de la cacerola, córtala en rebanadas y luego vuelve a depositarlas en la salsa.
  • Sirve acompañado de pasta.

La carne mechada es aún mejor uno o dos días después de preparada.

Este plato acompaña de maravilla cualquier vino tinto chileno de carácter afrutado y acidez media a alta, como el Carignan.

Para más información acerca del Carignan Chileno, lee mi artículo Vigno, el renacimiento del Carignan chileno.

Los espárragos de Sasha
Los espárragos de Sasha

Debo agradecer a Alexandra Balakireva por esta receta, la cual agrega un poco de chispa a esta deliciosa verdura.

Ingredientes

  • Un paquete de espárragos, cortados, dejando sólo la parte tierna
  • Aceite de oliva
  • 1 cucharada de azúcar rubia
  • Sal

Preparación

  • Calienta el aceite de oliva en un sartén.
  • Esparce el azúcar y añade una pizca de sal.
  • Saltea los espárragos hasta que tomen una coloración ligeramente café.
  • Añade agua hasta la mitad de altura de los espárragos.
  • Tapa y dejar hervir durante 5 minutos aproximadamente, hasta que las cabezas de espárragos se ablanden.
  • Sirve

Se podría servir este plato junto con salmón grillado y papas chilotas aplastadas.

Salmón grillado con papas chilotas aplastadas
Salmón grillado con papas chilotas aplastadas

Este plato incluye todo tipo de ingredientes chilenos y realmente destaca algunos de los mejores sabores de este país. Es también muy rápido y fácil de preparar, así que ¿por qué no intentarlo?

Filetes de salmón grillado

Ingredientes

  • 500 gr de salmón cortado en filetes
  • 3 dientes de ajo, aplastados
  • Aceite de oliva
  • Brotes de romero y hojas de laurel
  • Sal y pimienta
Salmon fillets in marinade
Salmón en adobe.
Cooking the salmon
En cocción

Preparación

  • Pon los filetes de salmón en un recipiente plástico.
  • Salpica con el aceite de oliva.
  • Agrega sal, pimienta y el ajo.
  • Finalmente cubre con las hierbas.
  • Tapa y deja reposar por una hora aproximadamente.
  • Calienta el aceite de oliva en un sartén.
  • Distribuye los filetes en su interior.
  • Tapa y cocina a fuego bajo hasta que los filetes estén cocidos.
  • Sirve con papas aplastadas y espárragos.

Papas chilotas aplastadas

Papas chilotas
Papas chilotas
Papas peladas, listas para cocinar.
Papas peladas, listas para cocinar.

Ingredientes

  • 3 papas medianas o 6 pequeñas por persona (me gusta utilizar las papas de Chiloé)
  • Aceite de oliva
  • Sal

Preparación

  • Pela las papas y córtalas en trozos de igual tamaño.
  • Cócelas hasta que ablanden.
  • Sécalas y ponlas en el sartén.
  • Salpica con aceite de oliva y añade sal a gusto.
  • Muele hasta obtener la consistencia deseada.

Los espárragos de Sasha acompaña muy bien a este plato.

Este plato marida perfectamente con Pinot Noir. Lo he probado con un suave y frutoso Casa Marín Pinot Noir   y la combinación es sublime. Es una buena idea servir este vino algo frío y decantarlo una hora antes, así tiene tiempo de abrirse y expresarse mejor.

¡Servir!
¡Servir!
Cherimoya alegre
Chirimoya alegre

¡Qué fruta más maravillosa!  Si te toca una chirimoya buena, no hay un postre más elegante y rica.

Cherimoya
Chirimoya
Peeling the cherimoya
Pelando la chirimoya

 

 

 

 

 

 

 

 

Ingredientes

1 chirimoya grande

2 naranjas

Sacando las semillas
Sacando las semillas

Preparación

Pelar la chirimoya.

Sacar las pepas. Yo lo hago moviendo la carne de la fruta con mis dedos pero también se puede hacer cortando con un cuchillo.  Quedarás con la fruta cortado muy chica en un bol.

Cubrir con el jugo de las naranjas.

Deja enfriar en el refrigerador.

Servir. Nada más rico.

Comparto también las siguientes recetas:

Loreto Fuchslocher holding celery.
Amiga y vecina Loreto Fuchslocher con apio chileno.

I Al contrario del apio que compramos en el Reino Unido, el apio chileno es enorme y sabroso. Esta ensalada es una rica combinación de dos ingredientes clásicos chilenos.

Ingredientes

2-3 ramitos de apio

1-2 paltas maduras

Sal

Limón

Aceite de oliva

Avocado
Palta o aguacate

Preparación

Cortar los ramitos de apio, sacando cualquier parte sobre maduro y cortar en palitos chicos.

Pelar las paltas, sacar el cuesco y cortar en trozos del mismo tamaño que el apio.

Agregar sal, jugo de limón y aceite de oliva al gusto.

Servir de inmediato.

Comparto también las siguientes recetas:

Pan amasado with pebre.

Pan amasado con pebre.

Pan amasado es un elemento esencial de la cocina chilena. Son pancitos ricos y con algo de peso que se sirven con el famoso pebre en muchos restaurantes y en eventos especiales como las Fiestas Patrias cada septiembre. Quiero agradecer a Mercedes Hernández Urbina y Kerry Dudman por compartir sus recentas y a Loreto Fuchslocher Arancibia por pasar la tarde conmigo probando las recetas y disfrutando los resultados.

Ingredientes

  • 1 kg de harina sin polvos de hornear
  • 2 cucharaditas de sal
  • ¾ de una taza de manteca derretida o aceite oliva (yo ocupé manteca vegetal)
  • 38g de levadura fresca (se puede ocupar un paquete chico de levadura seca)
  • Agua tibia.
Kneading the dough
Amasando la masa

Preparación

Poner la harina en un bol.

Poner la levadura en un poco de agua tibia para que se derrita.

Poner la sal en otro recipiente con agua tibia para derretir. No se debe ponerlo directo con la levadura.

Hacer un cráter en la harina y agregar la manteca todavía cálida y la sal.

Mezclar un poco y luego agregar la levadura.

Agregar una taza de agua tibia.

Empezar a unir los ingredientes en el bol, agregando agua tibia de a poco hasta que tenga un consistencia que se pega un poco a tus manos y trabajar con la mezcla hasta que empiece a formar una masa.

Transferir la masa a la superficie donde vas a amasarlo.

 

And kneading it some more.
Amasando aún más.
The dough after kneading
La masa después de amasar.

Trabajar duro con la masa moviéndolo con fuerza y amasándolo hasta que queda la masa bien integrada y algo elástica.

Cubrir la masa con un paño limpio y dejarlo un rato – 30-45 minutos para que crezca.

Después de 30 minutos, prende el horno a medio.

Cuando la masa está lista, dividirlo en la cantidad de panes que quieres y darles la forma que quieres. En nuestro caso hicimos 14 pancitos, algunos redondos y otros alargados.

Bread rolls ready for the oven.
Los pancitos listos para entrar en el horno.

Poner los pancitos en una bandeja de horno.

Perforar cada pancito tres veces con un tenedor, que debe pasar hasta el fondo.

Pintar cada pancito con un poco de huevo para que se dore y poner la bandeja en el horno.

Después de unos 30 minutos revisar los pancitos. Puede ser que les faltan unos 10 o 15 minutos, así que hay que mantener ojo. Los pancitos están listos cuando si les tapas dan un sonido vacío y si entras un cuchillo al centro, sale limpio.

Apagar el horno y abrir la puerta un poco. Deja que se enfrían unos minutos y luego sacar los pancitos del horno y transferirles a una panera.

Comparto también las siguientes recetas: